Buscar en este blog que es mucho más que un blog:

lunes, 3 de abril de 2017

Recomendando que es gerundio.

El chico del violín de

Raquel Cruz



No hace más que unos días que conozco a Raquel, pero la casualidad me llevó a leer un post en Facebook donde una amiga en común pedía ayuda a los blogueros para la promoción de su nueva novela.
Cuando empecé en este mundo, hace ya un año, mucha gente me brindó su ayuda. El mundo de las letras es muy grande y a veces un tanto complejo, por lo que no dudo en ayudar a los demás si está en mis manos.
Por eso hoy estoy aquí para hablarte de Raquel Cruz y su nueva novela El chico del violín. Mañana estará disponible su entrevista, pero antes que nada quiero hablarte de su libro con un comentario personal en forma de reseña, pero antes de empezar quiero que disfrutes de la sipnosis.

Shirley está deprimida porque su novio de toda la vida la ha dejado y no acaba de asumirlo. Su amiga Karen, harta de aguantar sus lloriqueos, insiste en que salga con ella y por una noche se olvide del paquete de Kleenex. Shirley accede sin imaginar hasta qué punto esa decisión cambiará su rumbo. 
John Clayton estudia en la Juilliard School, la escuela de música más prestigiosa del mundo. Trabaja como camarero en el McGee’s y toca el violín en un grupo de rock. Vive marcado por un trágico suceso, pero disfruta de una vida apacible en New York. Hasta que una noche sube al escenario y tropieza con unos bonitos ojos que parecen tocar su alma. 
Por encima de todo Shirley y John comparten algo que los une: su amor por la música. Pero a veces las personas que supuestamente están más cerca de ti, son las que menos te comprenden, y ambos tendrán que vencer infinidad de obstáculos para lograr que sus sueños se hagan realidad.
Tengo que reconocer que la sipnosis, después de leer el libro, es una de las mejores que he leído y es que dice mucho sin desvelar los puntos importantes y que marcan el transcurso de esta historia de amor.

Como ya le he comentado a Raquel, no había hecho más que leer las primeras líneas cuando ya me asusté. Uno de los temas principales de la novela está relacionada con la música y un género que desconozco totalmente. Pero lo cierto, es que no soy capaz de dejar un libro sin leer. Ya sea para reseñar o para mi disfrute propio. He leído hasta libros con faltas ortográficas gravísimas, tenía claro que mi desconocimiento no me iba a echar atrás e hice bien en continuar porque Raquel ha sabido explicar todo con el sumo cuidado. Reconozco que me gustan este tipo de lecturas, en esas en las que puedes aprender y no solo disfrutar de una nueva historia de amor. Cuanto más mayor me hago y más libros anoto en mi lista, más crece mi deseo por leer historias de amor que tengan un doble fondo. Raquel Cruz ha conseguido entusiasmarme con su chico del violín y sus conciertos tanto que no he dudado en buscar toda la información para meterme en el libro de lleno. Si te animas a leer a El chico del violín te aconsejo que tomes nota, dejes a un lado la lectura y busques todo lo que te suponga una duda, disfrutarás más, mucho más de esta lectura.
Ahora que ya estoy metida en la historia quiero hacer una mención especial a dos personajes secundarios que se han convertido en dos grandes protagonistas, siempre sin sobrepasar la historia de los personajes principales, pero dejando un huella en la historia difícil de olvidar. Ellos son Bruce y Karen. La historia que surge entre estos dos personajes me ha llamado la atención porque su evolución es perfectamente imperfecta, como ellos dos. El tiempo es sabio y sabe como medir las distancias y con estos dos lo ha sabido a hacer a la perfección.
Otros personajes que me han llamado la atención han sido aquellos que de una forma u otra marcan la novela sin ser protagonistas. Las relaciones familiares, la posición social, el dinero y las apariencias tienen nombre y apellidos en esta lectura. Dicen por ahí que la realidad puede llegar a superar a la ficción. Esta frase describe a las mil maravillas esta novela. El chico del violín bien podría ser una lectura más, pero te aseguro que no te pasará desapercibida y es que en esta ocasión he encontrado más realidad que ficción en esta historia. Y me encanta. Estoy un poco cansada de leer historias de hombres perfectos y mujeres de película. Tanto John como Shirley tienen algo en común y es que parecen auténticos. Y quizás lo sean... es posible que Raquel C. haya conocido a estos personajes o los tenga muy cerca de ella y si es así, que suertuda ella, porque John es... un perfecto imperfecto.
No puedo irme sin hablar de los protagonistas y su relación. Una historia lineal, que va creciendo poco a poco, madurando hasta convertirse en algo tan fuerte que no se romperá a pesar de todos los problemas que van surgiendo a lo largo de la historia.

Una buena historia, una trama bien trabajada. Personajes bien definidos. Una gramática excepcional, información clara y concreta. Dos historias de amor en una. Una buena lectura que no dudo en recomendarte. Así que no esperes más, pincha sobre el título del libro marcado en azul y subrayado y hazte con esta nueva lectura de manos de Raquel Cruz. Y si quieres conocer a esta escritora te espero mañana por aquí. Como ya he comentado, mañana estará disponible su entrevista y podrás hacerla todas las preguntas que quieras.
Una vez hayas leído la novela no dudes en comentar en Amazon, no vas a perder más que unos minutos y con ese gesto ayudarás a esta escritora a seguir creciendo.


Y hasta aquí mi recomendación del día. ¡Mucha suerte Raquel! Gracias por contar conmigo para mostrar al mundo a tu bebé. ¡Sigue adelante!

Erica C. Morales
La escritora novata

1 comentario:

  1. Lo incluire en mi lista de lectura!tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar